Durarder.
septiembre - noviembre

Nota de prensa.

Durarder / Javier Pividal

Javier Pividal desarrolla desde hace años una línea de trabajo en la que, a partir de una relectura de ciertos conceptos barthesianos referidos a la imagen y al texto, investiga las posibilidades de las palabras para ‘decir cuerpo’.

En las piezas de su anterior serie Écrire en blanc desarrolló una escritura ‘en blanco’ a partir de sintéticas formas geométricas que acertadamente contrastaban con las palabras que escribía (o mejor, excribía), todas ellas relacionadas con lo afectivo, lo sensible, lo inasible del cuerpo.
Así, ‘Ardor’ se conjuga como Ardeur/Ardeux/Ardoux. Amour se declina como Amur y como Amer. Y Durar, en esta nuevo proyecto, se fusiona con Arder: Durarder. Una frase extraída de los ‘Fragmentos de un discurso amoroso’ se ha convertido en el eje vertebrador de todas las piezas, que obsesivamente inciden en la misma idea: Pourquoi durer est-il mieux que brûler?
Durar o arder. O durar y arder. O durarder. Palabras escritas en oro y en plata pero también con plomo y ceniza. Colores fluorescentes, colores luz que ‘crujen’, y textos escritos en negro sobre fondo negro. Un despliegue de recursos plásticos que se supedita estrictamente al desarrollo de las cuestiones que le interesan: más allá de la imagen, del cuerpo ¿qué queda?.
Durarder supone una intensificación de las cuestiones presentes en su trabajo actualmente pero también es un salto hacia adelante, o un giro más bien, en esa torcida línea de huida del cuerpo. La solución, de haberla, será como la belleza: incierta.

‘Cuando las palabras queman, los cuerpos arden’