Drawing Room 2019
27 febrero- 3 de marzo

El proyecto gira en torno a las nociones de fragilidad y precariedad, cuestiones
esenciales para abordar no sólo un presente compartido –la dramática situación actual
en la que hemos tomado conciencia de nuestra existencia frágil y precaria–, sino también
una poética de la resistencia –la potencia de lo frágil, lo mínimo y lo precario para generar
lugares de crecimiento y transformación no autoritaria de los sujetos–.
Trabajos frágiles, débiles, mínimos y precarios, que proponen alternativas a las superficies
brillantes de la mercancía y a la ideología del high-definition.
Estéticas low-fi que se muestran como pequeñas resistencias ante un sistema que cada
vez se hace más fuerte y que invisibiliza lo precario, llevándolo a una zona de oscuridad,
creando la ilusión de su inexistencia. Un sistema que constantemente produce
precariedad pero que construye dispositivos de ilusión para evitar que podamos
percibirla.
Esa toma de conciencia de lo precario y lo frágil a través del despliegue de estrategias que,
en lugar de ocultarlo, lo muestran y lo visibilizan es la que, desde presupuestos y técnicas
diferentes, llevan a cabo los artistas que hemos seleccionado para esta edición de
Drawing room: Pablo Capitán del Río, Mark Hosking, Sergio Porlán, Kirsten Hutsch