Arco ’11
febrero

ART NUEVE. ARCO 2011 “ OTROS MUNDOS “.

PABELLON 8.      Nº STAND 8A09

El proyecto que se presenta para ARCO 2011 gira alrededor de uno de los problemas centrales de la creación contemporánea: la relación del sujeto con su entorno, o lo que es lo mismo, las maneras y formas de habitar el mundo.

Los artistas que presentamos en esta ocasión ( Sae , Gonzalo Puch y Alejandra Freymann), desde orígenes, generaciones y poéticas diferentes, confluyen en una reflexión sobre los modos de habitación del entorno a través de estrategias de desfamiliarización, extrañamiento y puesta en cuestión de lo cotidiano, proponiendo diversas estrategias para habitar el mundo, todas ellas basadas en la necesidad de recartografiar los espacios y las relaciones entre el sujeto y lo que le rodea.

SAE . Avila. España. 1982. Dibujos y esculturas.

Trabaja con objetos encontrados, los cuales toman vida y se convierten en mundos habitables. La artista reaprovecha objetos cargados de memoria, preñados de presencia, y modifica su relación con el entorno, convirtiéndolos en lugares animados. Ese mundo animado supone para la artista un lugar alternativo, una tierra que se pretende habitar de un modo otro.

GONZALO PUCH. Sevilla. España. 1950. Fotografía e instalación.

Trabaja con objetos, espacios y situaciones que alteran nuestra experiencia del espacio cotidiano. Algo común a la mayoría de las fotografías de Gonzalo Puch es la introducción de  un orden diferente al orden real. Quizá la expresión que mejor calificaría a estas imágenes es aquella que utilizamos cuando queremos comenzar a decir algo que no tiene que ver exactamente con lo que estamos hablando: “en otro orden de cosas…”. Y es que las imágenes de Puch se encuentran precisamente “en otro orden de cosas”.

ALEJANDRA FREYMANN. Xalapa, México, 1983.Dibujos y óleos sobre lienzo.

El trabajo con lo onírico, con el imaginario surrealista, es algo que está presente en su obra. La fragilidad de las imágenes de Freymann está sostenida por una fuerza inamovible, articulada con una tensión y una determinación inquietantes, perturbadoras en manos de alguien tan joven como ella.