Arco ’13
febrero

Como en las ediciones anteriores de ARCO, la galería Art Nueve propone un proyecto que gira en torno a una serie de cuestiones comunes. En sus últimas participaciones, los artistas de la galería han reflexionado acerca de las maneras alternativas de habitar mundos, la sutileza, lo invisible o lo enigmático, cuestiones todas que presentan modos de resistencia ante el espectáculo. Esta es la línea de trabajo por la que ha optado la galería Art Nueve desde sus inicios, y que ha ido poco a poco consolidando en los últimos años, mostrando cada vez más interés en propuestas artísticas que apuesten por lo sutil, leve y lo minúsculo.

En esta ocasión, los trabajos de los artistas presentados, cada uno desde su medio y su poética particular, giran en torno a las micropercepciones y a la experiencia estética de la levedad. Tanto a través de la fotografía (Gonzalo Puch), como de la pintura (Prudencio Irazábal o Alejandra Freymann) o de la escultura (Juan Asensio), la instalación (Saelia Aparicio) y del trabajo con los espacios (Julia Calvo), los artistas presentados por Art Nueve proponen una suerte de estética de lo minúsculo, una especie de micrología que aparece tanto en sentido literal por medio de las figuras mínimas de Freymann, Sae o Puch, como de las casi invisibles variaciones de la percepción en el caso de Juan Asensio o Prudencio Irazábal, o de las intervenciones sutiles en el espacio de Julia Calvo. En todos los casos, el espectador necesita un tiempo especial para afrontar este arte íntimo y cercano que, sin embargo, lejos de ser fácil y complaciente, produce una inquietud y una perturbación perceptiva que altera la experiencia cotidiana.